martes, 8 de noviembre de 2011

JUVENTUD ANDALUZA: EUROPEA Y EN MOVIMIENTO



Artículo de opinión publicado en IDEAL

8 de noviembre de 2011

Día Europeo de la Juventud

Generalmente, cuando leemos en los periódicos noticias sobre la juventud, éstas suelen ser negativas, y creo que eso no es justo para los casi dos millones y medio de jóvenes que viven en Andalucía. Porque son jóvenes que diariamente estudian, trabajan, crean, emprenden o inventan nuevas formas de participación que enriquecen a la sociedad. Y hoy, Día Europeo de la Juventud, es una jornada para poner en valor ese importante papel que están desarrollando en la construcción de una Europa Social.

Hoy, las becas Erasmus, Monnet o Marie Curie, los programas Juventud en Acción, Leonardo o Idiomas y Juventud, las redes Eures y ERYICA o el Carnet Joven Europeo forman parte de las nuevas oportunidades y expectativas que tiene la juventud andaluza para ejercer su derecho a la ciudadanía europea. Son recursos que, gracias al apoyo del Gobierno de Andalucía en las políticas de juventud en el ámbito europeo, se han convertido en instrumentos indispensables y cotidianos para que desarrollen sus proyectos de vida, laborales y de formación, desde la igualdad de oportunidades.

Aprender un nuevo idioma, completar la formación en otro país, conocer a otras personas y culturas, hacer prácticas en empresas europeas y trabajar en entornos internacionales, crear proyectos culturales y empresariales con otros países, o cooperar en iniciativas de voluntariado son algunas de las oportunidades que tiene a su alcance la Generación Y Global de Andalucía.

Una generación que ha nacido en democracia, que asume con total naturalidad su pertenencia a Europa, y se siente parte de ella, que tiene una nueva conciencia de ciudadanía y para la que trabajar en otro país es una reto libremente elegido que les aporta competencias y conocimientos internacionales. Una generación que tiene una gran responsabilidad con el presente y futuro de la sociedad, porque será la encargada de dirigir el motor productivo en nuestra tierra y liderar una economía sostenible basada en nuevos valores. Son valores como los que vemos en los grupos de jóvenes que crean sus proyectos de intercambio o de voluntariado con otros países, jóvenes con discapacidad que traspasan fronteras físicas y mentales, o jóvenes que están en riego de exclusión que inventan nuevas formas de motivar a otros jóvenes para que vuelvan a estudiar y tengan opción a un trabajo que les satisfaga. Son jóvenes que aprenden a pensar, compartir y disfrutar del placer de vivir con personas de países, culturas y religiones distintas, que aprenden a respetar, a superar prejuicios y valorar lo que cada uno puede aportar. Son jóvenes con esperanza y comprometidos con este tiempo que les ha tocado vivir y que pasan a la acción y están en movimiento.

La juventud nos enriquece, es un motor de avance, de innovación. Siempre hemos necesitado de ella y ahora ella necesita todo el esfuerzo de la sociedad para ayudarles a seguir construyendo sus proyectos personales para su emancipación. Por ello, desde la Junta de Andalucía damos mucha importancia al trabajo que se realiza desde los Centros de Información Juvenil y Casas de Juventud, que en nuestros pueblos y ciudades informan y asesoran a personas y grupos para participar activamente en estos programas europeos. Es una parte del trabajo y esfuerzo del gobierno para mejorar la situación de la juventud con medidas concretas recogidas en el Plan Gyga, con el objetivo de recortar las desigualdades y aumentar las oportunidades de la juventud fundamentalmente en la educación, el empleo y el espíritu emprendedor como se ha reflejado en el presupuesto.

Además, en Andalucía, concretamente en Jerez de la Frontera, se inició el año pasado uno de los procesos de diálogo estructurado con la juventud más importantes en materia de empleo e inclusión en Europa, y se diseñaron las prioridades y acciones a incluir en la Estrategia Europa 2020 a través de la iniciativa emblemática “Juventud en movimiento”. Se trata de una iniciativa cuya prioridad es el aprendizaje por medio de la movilidad y que da respuesta a los retos que actualmente tiene la juventud: el desempleo, el abandono escolar y la participación en la búsqueda de soluciones. Hablo de una participación para contribuir al desarrollo social, cultural, económico y político, teniendo en cuenta sus opiniones y generando un clima de diálogo dentro de la sociedad.

La juventud no puede quedar al margen de las políticas que les afectan. No podemos ni defraudarles ni negarles el espacio que les corresponde en la sociedad. Que el mundo cambie a mejor es responsabilidad de todos y todas. Y, como dice el rapero El Chojín, hay que luchar por lo que deseas y tomar conciencia de que el bienestar propio está relacionado con el de los demás, y que cuando quieres compartir, aprender y avanzar cualquier cosa es posible.

Es cierto que a la juventud le toca vivir un cambio de ciclo complejo, pero estoy convencida de que también es una época para la renovación y una oportunidad que tenemos que aprovechar para construir juntos un mundo equitativo, justo y solidario. Hoy, la resignación no es una opción posible, no lo es para miles de jóvenes que ya participan en los Programas Europeos y de ellos y ellas tenemos mucho que aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada